Noticias y Enlaces

La actualidad de Comyce Clínicas.

Noticia

12
Ene
2013

La obesidad afecta a las hormonas femeninas y al esperma provocando graves problemas de fertilidad

  La obesidad afecta a las hormonas femeninas y al esperma provocando que las parejas tengan graves problemas a la hora de poder tener hijos. De hecho, el cinco por ciento de las personas que sufren este problema, y que están en edad reproductiva, no son fértiles.

 

Así lo ha asegurado a Europa Press el director del Instituto de la Obesidad, Abelardo Caballero, quien ha avisado de que cada vez existen más personas que tienen problemas de fertilidad derivados de un exceso de peso y, de que, en muchas ocasiones, las mujeres van a las consultas de cirugía digestiva derivadas de los ginecólogos.

 

De hecho, científicos de la Universidad de Oregón en Estados Unidos, han señalado que en los últimos años se ha producido un importante incremento en niños obesos, sugiriendo que el exceso de peso puede relacionarse con crecientes problemas de infertilidad.

 

Además, otra reciente investigación desarrollada por un grupo de especialistas en la materia de la Universidad de Aberdeen, Escocia, ha apuntado que la obesidad masculina genera una menor producción de semen y una menor cantidad de espermatozoides.

 

"Hay muchas personas que su problema de no tener hijos es secundario a estar gordos, o bien porque ya tiene una enfermedad importante como ovarios poliquísticos que no funcionan o, en el caso de los hombres, porque tienen dificultades para producir semen. Sin embargo, también se pueden producir disturbios hormonales que son los que hacen que la grasa absorba las hormonas femeninas provocando que los ciclos menstruales sean anormales, es decir, no ovuladores", ha explicado Caballero.

 

Asimismo, ha proseguido el experto, en ocasiones se producen situaciones de intersexualidad, debido a que el tejido graso absorbe muchas hormonas esteroideas provocando que a las mujeres excesivamente gruesas les salga vello y acné y, a los hombres le disminuyan algunos de sus atributos masculinos.

 

Ahora bien, Caballero ha asegurado que siguiendo unos adecuados tratamientos para reducir peso los pacientes pueden volver a tener unos niveles óptimos de fertilidad. Y es que, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 85 por ciento de los casos la obesidad en personas mayores de 25 años es un problema de hábitos y sedentarismo. Es decir, las parejas aumentan las probabilidades de no poder concebir por culpa de hábitos que pueden ser manejados y corregidos a tiempo.

 

Por ello, el experto ha destacado la necesidad de llevar a cabo una alimentación saludable, evitando la ingesta de alimentos carbohidratados y ricos en grasas, y realizar ejercicio de manera habitual. No obstante, ha recordado que existen tratamientos quirúrgicos, como por ejemplo el balón gástrico, que consiguen disminuir de una manera eficaz el peso corporal.

 

"Hay muchas personas que tratan su problema y se quedan embarazadas o que se operan de una reducción de estómago y cuando pierden peso hay que advertirles de que hay muchas posibilidades de que se queden embarazadas. Por tanto, con un tratamiento de obesidad podemos conseguir que el estado hormonal revierta y se pueda llegar a ovular perfectamente", ha zanjado el director del Instituto de la Obesidad.

 

 ...

Leer +

Noticia

11
Ene
2013

El 60% de las mujeres que hacen dieta por su cuenta la abandonan.

 Europa Press.

Hasta un 60 por ciento de las mujeres que hacen dieta por su cuenta la abandonan antes de conseguir su objetivo; un 70 por ciento de las que sí la acaban recupera lo perdido en menos de tres meses, según un estudio realizado por el portal ´www.myBodyStores.com´, en colaboración con la Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas (AEDN).

 

El estudio muestra además que el 90 por ciento de las personas que abandonan las dietas comenzadas por su cuenta lo hacen por aburrimiento, algo "lógico" si se tiene en cuenta que "muchas de las dietas milagrosas se centran en la ingesta de un tipo de alimentos concreto, lo que lleva rápidamente al hastío y el abandono de la dieta", señala la nutricionista del portal de belleza, Azahara Nieto.

 

No obstante, los efectos secundarios es otra razón para dejar la dieta para el 70 por ciento de los consultados, y es que, con este tipo de dietas, "que no están controladas por un especialista, se recupera el peso perdido con mucha facilidad", señala la experta.

 

"Incluso ganamos algún kilo de más ya que sometemos a nuestro cuerpo a duras restricciones sin cambiar nuestros hábitos, por lo que después de una dieta milagro seguimos haciendo lo mismo que nos llevo al sobrepeso", añade.

 

Nieto alerta de que hay que tener mucho cuidado con las ´dietas milagro´ ya que "son perjudiciales para la salud al poner en riesgo los niveles de hierro, vitamina D y ácido fólico, fundamentales en las mujeres hoy en día".

 

"Se reconocen fácilmente porque son aquellas que nos prometen pérdidas de más de 5 kilos a la semana, aportan listas de ´alimentos buenos y malos´, no incluyen la actividad física como requisito y aseguran que se pierde peso sin esfuerzo", explica.

 

NO HAY QUE TOMAR "ATAJOS" PARA PERDER PESO

Para evitar tener tomar "atajos" a la hora de perder peso, la experta recomienda hacer cinco comidas "sin saltarse ninguna"; y cocinar siempre al vapor, a la plancha o al horno, limitando los fritos y rebozados

 

"Es importante no olvidarse de consumir diariamente hortalizas, frutas y lácteos", además recomienda  emplear el tiempo suficiente en comer, "entre 40 y 50 minutos  y siempre sentado".

 

Además, recuerda que la bebida de elección en las comidas debe ser el agua, "aunque de vez en cuando podemos tomar una copa de vino tinto" y, a ser posible, beber entre 1,5 a 2 litros de agua diarios.

 

"Hay que realizar algo de ejercicio físico, no es necesario que te apuntes a un gimnasio ni  que te des grandes palizas basta con caminar 20 minutos al día, abusar menos del coche en los trayectos cortos y caminar, subir y bajar escaleras y olvidarnos del ascensor, bajarnos una parada antes de la nuestra y hacer el resto del trayecto andando, estos son algunos ejemplos para movernos un poco más", advierte.

 

Finalmente, Nieto recomienda no obsesionarse con una pérdida de peso rápida y que hay que ser conscientes de que lo que realmente hay que perder es grasa, sin estar pendientes de la báscula. Aunque, para perder peso de forma definitiva, ante todo aconseja ponerse en manos de un especialista.

 ...

Leer +

Noticia

04
Sep
2012

Se plantea la posibilidad de perder peso a largo plazo tras la menopausia sin disminuir calorias

El médico interactivo

   Para ello se recomienda no dejar de ingerir alimentos hipercalóricos en su totalidad, si se come regularmente verduras y pescado.

 

Así lo publica el Diario de  la Academia de Nutrición y Dietética, dónde se explica que es más complicado bajar de peso al disminuir el gasto de energía tras la menopausia. Por ello, exponen que las intervenciones dirigidas a estos comportamientos podrían mejorar los resultados del tratamiento de obesidad.

 

La investigadora principal, profesora del departamento de Salud y Actividad Física de este centro universitario norteamericano, la doctora Bethany Barone Gibbs, afirma que existen muchos factores que hacen que estas mujeres tengan dificultades para perder peso. En este sentido, señala que no sólo disminuye la motivación, sino que se produce una disminución de la tasa metabólica en reposo.

 

Además, se produce un aumento del apetito "relacionado con las hormonas" y existen más ganas de comer "cuando se ha perdido algún kilo", indica. Por ello, asevera que es difícil que pierdan peso o que mantengan el que tienen.

 

Ante esta problemática, los investigadores han propuesto infinidad de dietas basadas en la reducción de la ingesta calórica, pero ninguna ha demostrado específicamente la pérdida de peso. Por ello, Barone Gibbs aconseja que no se eliminen para siempre alimentos como las bebidas azucaradas o los postres si se come regularmente verdura y pescado.

 

Si el objetivo es reducir la carga de la obesidad, la atención debe centrarse en estrategias a largo plazo porque los cambios en los comportamientos alimentarios sólo asociados con la pérdida rápida de peso tienden a ser ineficaces e insostenibles, concluye la experta.

 ...

Leer +

Noticia

03
Sep
2012

La obesidad no se soluciona con una pastilla

MED-ESTETICA.COM

   La autorización, en menos de un mes, de dos medicamentos antiobesidad (QSYMIA y BELVIQ) por parte de  la Agencia de Alimentos y Medicamentos deEE.UU. (FDA), ha hecho saltar las alarmas del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de  la Obesidad y  la Nutrición (CIBERobn) sobre los riesgos de centrar la lucha contra esta enfermedad en la terapia con fármacos.

 

Considerando la batalla contra la obesidad como una mesa que pivota sobre cuatro patas, una de las cuales, y no la más sólida, sería la farmacoterapia. Antes de recurrir a los medicamentos, deben agotarse vías menos agresivas y más efectivas como una dieta saludable, actividad física y una correcta terapia conductual. Es la recomendación global del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de  la Obesidad y  la Nutrición (CIBERobn) a raíz de la reciente autorización, por parte de  la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA), del fármaco antiobesidad conocido como QSYMIA. Lo más alarmante, a juicio del CIBERobn, es que el mismo organismo regulador aprobase, hace menos de un mes, otro fármaco, Belviq, con el mismo fin terapéutico. Y lo haya hecho después de un largo período de intentos fallidos.

 

Probar la eficacia de fármacos para perder peso ha sido en los últimos años un atractivo campo de experimentación para la comunidad médico-científica que, sin embargo, ha dado frutos a medias. Los efectos secundarios sobre la salud, en especial sobre determinados grupos de población como embarazadas o ancianos, amenazan su uso clínico.

 

En general, los especialistas desaconsejan la farmacoterapia como única vía contra la obesidad y siempre debe estar combinada, con otros caminos más seguros como la reducción, y equilibrio, de la ingesta calórica, la práctica de ejercicio físico y una correcta educación alimentaria. “A la luz de la evidencia actual, la modificación del estilo de vida es el enfoque más adecuado para el tratamiento de la obesidad en todos los grupos de edad”, comenta el Doctor José López Miranda, del comité de dirección del CIBERobn.

 

Qsymia, las muchas bondades de una píldora…

Fabricada por Vivus Inc, la nueva pastilla es una combinación de fentemina y topiramato. Según apunta el Dr. López Miranda, “está pensada para pacientes adultos con un índice de masa corporal de al menos 30, o de al menos 27 y que además padezcan hipertensión, diabetes 2 o altos niveles de colesterol”. Su aprobación está basada en tres grandes estudios realizados con esta combinación de fármacos: el estudio CONQUER, el estudio EQUIP y el estudio SEQUEL (una prolongación del primero).

 

En el estudio CONQUER, publicado en The LancetKishore Gadde y colaboradores realizaron un ensayo clínico aleatorio en el que se evaluó la eficacia y la seguridad de dos dosis diferentes de una combinación de liberación controlada de la fentermina, más topiramato para lograr pérdida de peso en personas con sobrepeso y obesos con comorbilidades, en comparación con placebo. Los tres grupos recibieron algún tipo de asesoramiento sobre modificaciones del estilo de vida (dieta hipocalórica y ejercicio físico). Este ensayo de 56 semanas de duración demostró que esta combinación de fármacos indujo una pérdida de peso mayor que los pacientes tratados con placebo. El tratamiento con estos fármacos también indujo una mejoría en varios factores de riesgo cardiovascular y varios biomarcadores inflamatorios.

 

En el estudio EQUIP, se evaluó la eficacia y seguridad durante 56 semanas de dos dosis diferentes de una combinación de liberación controlada de la fentermina, más topiramato para lograr pérdida de peso en personas con obesidad grado II y III (IMC>35 kg/m2) en comparación con placebo. Los resultados obtenidos fueron similares a los observados en el anterior.

 

Por último, en el estudio SEQUEL, una extensión durante 52 semanas del estudio CONQUER, se confirmaron todos los resultados de eficacia y seguridad observados en el primero, pero con un período de seguimiento mayor (2 años).

 

Y la amenaza de la duda

La fentermina es un fármaco que ha estado disponible para el tratamiento de la obesidad en USA desde 1959. Sus efectos adversos comunes incluyen ansiedad, insomnio, aumento de la presión arterial, palpitaciones, y efectos sobre el Sistema Nervioso Central. El topiramato es un fármaco anticonvulsivo que también está aprobado para la prevención de la migraña. Las reacciones adversas más frecuentemente asociadas al tratamiento con topiramato son neuropsiquiátricas.

 

En el estudio CONQUER, los eventos adversos más comunes, en los dos grupos de combinación en relación con el grupo placebo, fueron sequedad de boca, parestesia, estreñimiento, insomnio, y disgeusia (alteración del sentido del gusto). Los eventos adversos más graves fueron la litiasis renal (formación de cálculos) y problemas neuropsiquiátricos. Estos efectos adversos fueron los esperados y en consonancia con los de las drogas constituyentes.

 

“Existe pues una falta de datos de eficacia a largo plazo y de seguridad para la farmacoterapia anti-obesidad, limitando así la recomendación de rutina de dicho tratamiento en períodos prolongados. Al igual que en anteriores ensayos de farmacoterapia para bajar de peso, estos estudios incluyeron pocos pacientes de edad avanzada, y por lo tanto este grupo de población queda fuera de cualquier recomendación. Un subgrupo muy importante porque, a medida que envejece la población, la prevalencia de obesidad en este grupo también aumenta”, sostiene el Dr. López Miranda.

 

Un apetecible campo de estudio que ha de abordarse con cautela

Para poder mejorar el tratamiento disponible en la actualidad contra la obesidad, la comunidad médico-científica continúa trabajando en la creación de nuevos fármacos más eficaces y sin efectos secundarios.

 

Nuevas promesas antiobesidad, aún en fase experimental, provistas de su cara y su cruz. Ejemplo de ello son los fármacos termogénicos, medicamentos que incrementan el potencial de oxidación de los ácidos grasos en el músculo. La efedrina, una hierba que actúa como estimulante natural, es otra prueba. Las hormonas tiroideas que, según estudios recientes, producen una pérdida de peso inicial pero a medio/largo plazo inducen pérdida ósea, con la consiguiente aparición de osteoporosis y reducción de la masa muscular.

 

O la leptina, involucrada de manera determinante en la regulación del peso corporal que, al desencadenar la producción de otra sustancia denominada GLP-1 que interviene en la digestión de los hidratos de carbono en el intestino, pueda llegar a convertirse, en breve, en una sustancia eficaz en tratamientos farmacológicos. La conocida como hormona de la delgadez, así como su comportamiento/relación con otras proteínas reguladoras del apetito, como la grelina, ocupa, hoy en día, buena parte del terreno de análisis del Centro de Investigación Biomédica que dirige desde Compostela el Dr. Felipe F. Casanueva.

 ...

Leer +

Noticia

12
Mar
2012

Las mujeres obesas tienen el doble de riesgo de sufrir abortos

EUROPA PRESS 

   Las mujeres obesas son con mayor frecuencia estériles, el riesgo de sufrir abortos se multiplica por dos y durante el embarazo tienen un riesgo incrementado de padecer tromboembolismos, diabetes gestacional, hipertensión o preeclampsia, apneas del sueño y complicaciones infecciosas.

 

Así lo ha aseverado la ginecóloga Nieves González en la última sesión clínica hospitalaria que se celebra semanalmente en el Hospital Universitario de Canarias (HUC), adscrito a  la Consejeríade Sanidad del Gobierno de Canarias, que ha versado sobre las complicaciones en el embarazo de una mujer obesa y las repercusiones que tiene para el feto y recién nacido.

 

La ginecóloga disertó sobre las consecuencias que tiene la obesidad, a la que definió como la "primera epidemia de origen no infeccioso que afecta a la especie humana", en la fisiopatología de la mujer durante el embarazo. La especialista hizo una detallada comparación del funcionamiento de sistema circulatorio, respiratorio y los cambios metabólicos entre una gestante normal y una gestante obesa.

 

Según la doctora González, en el caso de las mujeres obesas las complicaciones intraparto son también más frecuentes y, en un elevado número de casos, finalizan mediante cesáreas.

 

Este procedimiento quirúrgico --agregó-- conlleva para ellas mayores riesgos y complicaciones que para la gestante no obesa, incluidas las derivadas de la anestesia. "El crecimiento fetal puede alterarse, tanto por exceso como por defecto, y los recién nacidos presentan con mayor frecuencia complicaciones perinatales. Muchas mujeres obesas abandonan la lactancia precozmente, cuando tan beneficiosa resultaría tanto para ellas como para su descendencia", comentó.

 

La ginecóloga destacó también que el recién nacido de una madre obesa "se ha desarrollado en un entorno uterino desfavorable que puede condicionar cambios bioquímicos que quedarán grabados a perpetuidad en su sistema metabólico". "Estos niños tienen un riesgo incrementado de presentar obesidad durante la infancia y en la vida adulta, además de hipertensión, dislipemia, hipertensión y trastornos cardiovasculares", advirtió.

 

Por todos estos motivos, ginecólogos y endocrinólogos desaconsejan el embarazo en mujeres obesas indicándoles en todo momento la necesidad de planificar sus embarazos y regularizar su peso antes de la gestación. 

 

La doctora indicó que la administración de ácido fólico antes de que se inicie el embarazo tiene una gran importancia, ya que permite prevenir algunas malformaciones fetales especialmente frecuentes en la mujer obesa. "Las gestantes obesas requieren una atención específica durante el embarazo, el parto y el postparto, para evitar las complicaciones referidas cuando sea posible, o atenderlas  precozmente si se presentan", concluyó....

Leer +